Adormidera (usos medicinales y mágicos)

La historia de esta planta es tan antigua como la de la humanidad.

El origen de su cultivo parece encontrarse en la cuenca mediterránea, ya que es el clima más favorable para el cultivo de la misma.

Los árabes la utilizaban para tratar la disentería, entre otras enfermedades. En oriente su uso se hizo muy popular , se fumaba y sus efectos daban lugar a una serie de manifestaciones psicológicas envueltas en un estado de aturdimiento y sopor, de ahi su nombre.

Florece a partir de mayo, y se recolecta cuando las semillas aun están inmaduras, se realiza una pequeña incisión en la cápsula, de la cual brota un jugo lechoso o látex que al contacto con el aire se vuelve marrón.

Este látex constituye el opio crudo que se convierte en opio cocido al fumarlo en pipas.

Contiene muchos alcaloides, de los cuales el principal es la morfina, un analgésico muy potente pero de gran toxicidad cuando se usa para fines distintos a los fines médicos.

Se han hallado fósiles de cápsulas y semillas pertenecientes al neolítico y a la edad del bronce, en poblados próximos a ríos y lagos en Centroeuropa y península ibérica y en cavernas de zonas montañosas.


Su uso fue más bien medicinal para aliviar dolores y relajar y no para generar estados alterados de conciencia que permitiesen una comunicación con el Ser divino o viaje revelador. Este papel era más bien de los hongos por las distintas fases de sus efectos.

En el campo mágico se dice que la adormidera alarga la vida, y se habla de esta planta como muy útil en los hechizos y filtros de amor.

El poder de la adormidera para disipar el dolor, fue posiblemente el motivo del gran aprecio a esta planta en el pasado.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario