Lamentos de amor


Supongo que la razón de que ocupes la mayor parte de mis pensamientos no es porque viva dentro de esta cueva, o porque mi mente carezca de más alimento  con el que entretenerse.

Bajo mi entendimiento, no creo que el motivo de que en la retina de mis ojos se hayan quedado grabados tus ojos color avellana, no tiene que ver con la falta de imágenes nuevas que esta cueva puede ofrecerme.

Tal vez el recuerdo de tus palabras y el tono de tu voz en mi mente tan sólo pueden ser causados por la ausencia de sonidos en este lugar donde me encuentro cautiva.
Y el hecho de que seas el dueño de mis sueños... para esto no tengo explicación ninguna, ya que los sueños siempre han sido el único lugar donde he sido libre, por lo que incluirte en ellos ha sido una muestra de mi propia libertad.

Y que he de temer más? el amor como parte de una obligación o costumbre o hacerlo así libremente sin obligaciones, sin necesidad de tenerte, sin necesidad de normas. 

Quizá tan solo debo aceptar que amo tu sonrisa y me hace feliz ver que brota de tus labios mientras recuerdo esos momentos de mi pequeño mundo, donde las normas, las culturas, las religiones, la distancia por unas horas no existieron y simplemente el fluir de mi alma de ayalga cerca de esa mirada tuya, que me hechizó llenándome de magia e ilusión, embargó cada uno de los rincones de nuestras mentes.

O quizá volver a sentir cuando tus brazos, tu mirada y tus manos llegaron cargadas de historias lejanas que me llevaron a vivir la paz y el refugio que supone estar compartiendo contigo cada momento entre risas, complicidad y abrazos escondidos. 

Siendo consciente de como la timidez poco a poco fue perdiendo terreno y la pasión nos invadió como un torrente de agua fresca por nuestra piel cansada de tanta soledad.

Desde mi pequeña cueva comienzo a pensar que quizá la mejor solución sea odiarte, odiarte con toda mi alma, odiar el momento en que tu mano apareció por la puerta de esta cueva y accedí a sujetarme a ella para salir, odiar cada una de las noches en las que me duermo pensando en que el futuro de un "nosotros" es inexistente.

Y en un mundo lleno de falsedad, donde todo está por encima de ese sentimiento llamado amor, decido no odiarte, decido continuar dejando fluir este sentimiento en mí y creer que quizá algún día ..............  
Como ya he dicho, en mis sueños soy libre y allí tú lo eres conmigo y en ellos no tengo miedo a reconocer que te amo, sin más me retiro a mi cueva donde nuevamente seré una Ayalga, donde nuevamente custodiaré mi tesoro, y tras los fríos muros de piedra tan solo esperaré.


Paloma García Díaz

1 comentario:

  1. Asi tendria que ser el amor, sin problemas, sin tapujos, sin barreras de ninguna xlase, por que cuando un hombre y una mujeraman es lo mas importante del mundo, el resto son complicaciones nuestras. se nota que sale desde el corazon y cuando el corazon habla es la voz de la sinceridad. te quiero mi niña.

    ResponderEliminar